Fin de Año en Rusia: ¡empieza el Año viajando!

¡Rusia es el destino ideal para pasar el Fin de Año porque para los rusos es la celebración más importante! Ese día se junta toda la familia para cenar y después salen a la calle a ver los fuegos artificiales. De hecho, es cuando dejan los regalos bajo el árbol y esperan la llegada de su Papá Noel. Ellos le llaman “Ded Moroz” y es un personaje de la antigua mitología eslava oriental, que significa “El abuelo hielo” y siempre va acompañado de su nieta “Sniegurochka” (La doncella de la nieve).

Además, la Navidad ortodoxa empieza más tarde, el 7 de enero, por lo que las decoraciones y el ambiente navideño se alargan mucho más que en otros países. ¡Podréis ver el famoso mercadillo navideño de la Plaza Roja y su pista de hielo!

Durante la noche de Fin de Año, en Rusia es tradición escuchar el mensaje del Presidente en TV y ver las campanadas en directo desde el Kremlin de Moscú. Mientras lo hacen, escriben un deseo en un trozo de papel. Después lo queman y vierten las cenizas en una copa de champagne, que deben beber hasta el final. ¡Los que lo hacen dicen que los deseos se cumplen!

Antiguamente los rusos celebraban la llegada del Año Nuevo con ropa y calzado nuevo, como signo de una nueva vida y retiraban del hogar los platos y muebles rotos.  La Noche Vieja era también llamada “la noche generosa” porque preparaban un festín abundante para toda la familia.

¿Sabíais que un plato típico del Año Nuevo ruso es curiosamente la ensaladilla rusa? Aunque ellos la llaman “Olivie“.

La nieve, que suele recubrir Rusia por estas fechas, acaba de dar el toque mágico a Moscú y San Petersburgo. Dos ciudades que ya de por si son extraordinarias y que en estas fechas desprenden un encanto especial con mucho ambiente, decoraciones, luces y mercadillos navideños.

En Moscú podréis ver la colorida Catedral de San Basilio dominando la Plaza Roja, recorrer el interior del Kremlin y su Plaza de las Catedrales o visitar el Mausoleo de Lenin. Además en invierno podréis navegar por el río Moscova en un barco rompe-hielos y así disfrutar de las iluminaciones nocturnas de la capital.

También os recomendamos visitar sus preciosas estaciones de Metro, conocidas como el “Palacio del Pueblo” y la Galería Tretyakov, con una fabulosa colección de impresionistas franceses. Por último, también merece una visita el Convento de Novodevichy, del s. XVI, ya que es uno de los más bonitos de la ciudad y tiene un cementerio donde hay enterradas grandes personalidades de la historia rusa.

En San Petersburgo no debéis perderos el Palacio de Invierno, la Catedral de San Isaac, la Iglesia de la sangre derramada o el convento de Nevsky. Otras visitas recomendables son el famoso Museo Hermitage, el Palacio del Zar de Pavlosk y dar un paseo en la tradicional “troika” por sus jardines nevados o ver una misa ortodoxa en la Catedral de Kazan.

Tenéis muchas más recomendaciones sobre este fantástico país en nuestra Guía Esencial de Rusia.

Un antiguo proverbio ruso dice “Tal como recibas el Año Nuevo, así lo vivirás”. ¿Hay alguna forma mejor de empezarlo que viajando?

¡Si no os lo queréis perder, todavía quedan plazas para el viaje Fin de Año 2019 en Rusia!

¿Te gustaría hacer este viaje?

Rellena este formulario, dínos brevemente como te gustaría que fuera tu viaje y te devolveremos una propuesta personalizada

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *